domingo 17 diciembre 2017
ca es en de
ca es en de

Castillos de Mallorca, unas fortalezas históricas

castillos-de-mallorca-unas-fortalezas-historicas

Testigos del paso del tiempo, vestigios de la fuerza y el ​​poder de reyes y ejercitos y fuentes de mitos y leyendas. Los castillos son edificios singulares y carismáticos del paisaje que los rodea y de los pueblos al que pertenecen.

 

En Mallorca hay cinco castillos. Algunos son más accesibles y se encuentran en buen estado de conservación. Otros som semi ruinas que presiden la montaña. En Ferias y fiestas de Mallorca os describimos cuáles son estos mágicos lugares.

 

 

 

Castillo de Bellver:

 

El castillo de Bellver es el más famoso de Mallorca y uno de los más peculiares de toda Europa. Destaca por su planta circular. Es el único castillo de este tipo en España y uno de los cuatro que hay en Europa, siendo este el mejor conservado. El castillo de Bellver es uno de los símbolos de la ciudad de Palma y se puede contemplar a simple vista desde casi cualquier punto de la bahía.

 

El castillo de Bellver tiene sus orígenes en el siglo XIV y su estilo es el gótico catalán. Históricamente, el castillo empezó siendo de uso residencial para reyes y virreyes, pero a lo largo de los siglos ha sido utilizado muchas veces como prisión. Actualmente acoge el Museo de Historia de la Ciudad de Palma y es uno de los mayores puntos de atracción turística de la ciudad.

 

Sus vistas desde la terraza permiten contemplar una impresionante panorámica de la bahía de Palma y también la Sierra de Tramuntana y el Pla de Mallorca. No obstante, el nombre de Bellver proviene de la expresión del catalán antiguo "bell veer" y significa bella vista.

 

 

Castillo de Alaró:

 

Es uno de los tres castillos roqueros de Mallorca. Situado en la Serra de Tramuntana, a más de 800 metros de altura, el castillo de Alaró fue una fortaleza inexpugnable. Sus orígenes se desconocen, pero existen registros de su existencia en tiempos de la invasión musulmana en el 902 d.C.

 

Su localización lo convirtió en un reducto de resistencia tanto de las tropas sarracenas ante el Rey En Jaume como de los fieles del rey Jaume II ante la conquista de Alfonso III de Aragón. El 1622 se construyó un oratorio y el castillo fue perdiendo importancia militar para pasar a ser sólo de uso religioso a mitad del s. XVIII.

 

Actualmente el castillo de Alaró conserva su muralla con cinco torres y el oratorio, que fue ampliado a capilla. El ascenso al castillo de Alaró supone una bonita excursión y desde su recinto se pueden apreciar unas magníficas vistas de la Serra de Tramuntana y del Pla de Mallorca.

 

 

Castillo de Santueri:

 

Otro castillo roquero, este situado al sur de la isla, en el municipio de Felanitx, es el castillo de Santueri. Se encuentra a unos 400 metros de altitud en la Serra de Llevant, y sus impresionantes vistas eran muy útiles para vigilar la costa ante la presencia de invasores.

 

El castillo destaca por sus imponentes murallas de piedra construidas en los mismos acantilados, lo que lo convirtió en una fortaleza casi inexpugnable. Prueba de ello es que la conquista catalana consiguió hacerse con el castillo, donde se refugiaron tropas sarracenas, dos años más tarde que el resto de la isla. El interior del castillo se encuentra semi derruido, pero aún así es fácil imaginar su importancia estratégica.

 

No en vano, se cree que este asentamiento ya era un sitio defensivo de importancia antes de la conquista romana, aunque la fortificación actual data del siglo XIV. Visitar el castillo tiene un coste de 4 euros.

 

 

Castillo del Rey:

 

El tercer castillo roquero de Mallorca se encuentra en el norte, en el valle de Ternelles, en el municipio de Pollença. Se haya a casi 500 metros de altitud y es también una fortificación utilizada por las tropas sarracenas para resistir la invasión del rey En Jaume en Mallorca.

 

La principal función de este castillo ha sido la de atalaya de defensa, es decir, dar aviso a los pueblos del avistamiento de posibles naves enemigas. El castillo del Rey fue abandonado en el siglo XVIII y se encuentra prácticamente derruido. Aún así, las murallas que aguantan en pie así como las vistas sobre la costa norte y la Tramuntana resultan imponentes y merecen una visita.

 

Para ir al castillo del Rey se requiere una autorización que debe gestionarse con antelación a través de la página web del ayuntamiento de Pollença.

 

Castillo de Capdepera:

 

El castillo de Capdepera era la fortificación encargada de vigilar el canal de Menorca y los días claros se puede ver la isla vecina. El castillo cuenta con una muralla de forma casi triangular, cuatro torres y en su interior se encuentra una iglesia.

 

Fué construido por orden del rey Jaume II a comienzos del siglo XIV alrededor de una torre de defensa musulmana y fue una ciudad fortificada. Con el paso de los siglos y la desaparición de los ataques piratas, el pueblo de Capdepera comenzó a crecer alrededor del castillo y éste se abandonó.

 

Ahora es parte del escenario de la feria medieval de Capdepera, una de las ferias temáticas más populares de Mallorca. Se puede visitar durante todo el año, el precio de la entrada ronda los 3 euros y se pueden hacer visitas guiadas con reserva previa.