Cala Bóquer es una pequeña playa situada en el norte de la isla, a unos pocos kilómetros del Puerto de Pollença. Una pequeña joya llena de calma donde refrescarse tras recorrer el camino que lleva hacia ella, contemplar sus aguas cristalinas purificadas por la posidonia y disfrutar de la vista del imponente Cavall Bernat. La excursión que lleva hacia la playa es muy sencilla y a su vez espectacular. Tras aparcar en la urbanización de Bóquer y atravesar las finca, se abre ante el caminante la ruta del imponente valle de bóquer, con la sierra del Cavall Bernat a la derecha y las montañas del Penyal Roig i el Morral a la izquierda. La longitud del trayecto es de 2’5 kilómetros, una distancia ideal para una excursión rápida.

 

Coll Baix

También situada en el norte de la isla, pero en esta ocasión en el municipio de Alcúdia. Se trata de una playa de más de 200 metros de largo y 75 de ancho compuesta de arena gruesa. Se encuentra en la finca pública de la Victòria, a unos 7 kilómetros del pueblo de Alcudia. Tras aparcar en las cercanias del albergue del Coll Baix y llegar a él, se inicia un bonito sendero entre pinos que lleva a la playa. El camino tiene algunas indicaciones y resulta fácil orientarse. El ultimo tramo, sobre las rocas junto al mar, es un poco más complicado, así que es recomendable llevar buen calzado de montaña.

 

Sa Torre

Mallorca nunca deja de sorprender, y es por eso que pueden encontrarse bellas y tranquilas playas sin alejarse mucho de la civilización. La playa de Sa Torre se encuentra en la urbanización que tiene este mismo nombre, en el municipio de Llucmajor. Para llegar a ella, hay que dirigirse al mirador de Sa Torre, situado al final de la Avenida Regne de Mallorques. Una vez allí, hay que saltar al otro lado del mirador e iniciar un descenso que no tiene indicaciones. Al final se encuentra una bonito acceso al mar de aguas abiertas, en el que uno puede acomodarse sobre los restos llanos de piedra tallada.

 

 

Sa Font Celada

El camino que lleva a la playa de Sa Font Celada es el más largo de esta selección, pero el esfuerzo vale su recompensa. Se encuentra en las costas del parc de Llevant, a 12 kilómetros de Artà. El camino más corto para llegar hasta ella es recorrer la costa desde Cala Torta, un paso largo pero agradable de cinco kilómetros. La playa destaca por sus aguas turquesas, su flora y fauna marina y su arenal de 150 metros de profundidad. A causa de su localización, es una playa poco transitada, así que en ella encontrareis un lugar perfecto de calma y tranquilidad.

 

Es Carbó i Ses Roquetes

Dejamos para el final una playa paradisíaca de fácil acceso. Para llegar a la playa de Es Carbó sólo hay que andar unos veinte minutitos desde la Colònia de Sant Jordi en dirección hacia el sur. En el camino costero que lleva hasta Es Carbó encontrareis más playas preciosas que os tentarán a daros un chapuzón. La playa de Es Carbó se caracteriza por tener un kilómetro de longitud de arenas blancas bañadas por el sol y por el peculiar islote de Ses Roquetes.

 

 

">
viernes 24 noviembre 2017
ca es en de
ca es en de

5 playas mallorquinas para visitar esta primavera.

5-playas-mallorquinas-para-visitar-esta-primavera

 

El final de la primavera se acerca y el sol empieza a brillar con intensidad. Antes de que las altas temperaturas del verano inviten a buscar refugio bajo una sombrilla o junto a un refresco en un chiringuito de playa, este es el momento ideal para calzarse unos zapatos, ponerse una gorra, un poco de protección solar, una botella de agua y algunas piezas de fruta y emprender una excursión en búsqueda de playas exclusivas. En Fires i festes de Mallorca le recomendamos cinco agradables y variados paseos.

 

Cala Bóquer.

Cala Bóquer es una pequeña playa situada en el norte de la isla, a unos pocos kilómetros del Puerto de Pollença. Una pequeña joya llena de calma donde refrescarse tras recorrer el camino que lleva hacia ella, contemplar sus aguas cristalinas purificadas por la posidonia y disfrutar de la vista del imponente Cavall Bernat. La excursión que lleva hacia la playa es muy sencilla y a su vez espectacular. Tras aparcar en la urbanización de Bóquer y atravesar las finca, se abre ante el caminante la ruta del imponente valle de bóquer, con la sierra del Cavall Bernat a la derecha y las montañas del Penyal Roig i el Morral a la izquierda. La longitud del trayecto es de 2’5 kilómetros, una distancia ideal para una excursión rápida.

 

Coll Baix

También situada en el norte de la isla, pero en esta ocasión en el municipio de Alcúdia. Se trata de una playa de más de 200 metros de largo y 75 de ancho compuesta de arena gruesa. Se encuentra en la finca pública de la Victòria, a unos 7 kilómetros del pueblo de Alcudia. Tras aparcar en las cercanias del albergue del Coll Baix y llegar a él, se inicia un bonito sendero entre pinos que lleva a la playa. El camino tiene algunas indicaciones y resulta fácil orientarse. El ultimo tramo, sobre las rocas junto al mar, es un poco más complicado, así que es recomendable llevar buen calzado de montaña.

 

Sa Torre

Mallorca nunca deja de sorprender, y es por eso que pueden encontrarse bellas y tranquilas playas sin alejarse mucho de la civilización. La playa de Sa Torre se encuentra en la urbanización que tiene este mismo nombre, en el municipio de Llucmajor. Para llegar a ella, hay que dirigirse al mirador de Sa Torre, situado al final de la Avenida Regne de Mallorques. Una vez allí, hay que saltar al otro lado del mirador e iniciar un descenso que no tiene indicaciones. Al final se encuentra una bonito acceso al mar de aguas abiertas, en el que uno puede acomodarse sobre los restos llanos de piedra tallada.

 

 

Sa Font Celada

El camino que lleva a la playa de Sa Font Celada es el más largo de esta selección, pero el esfuerzo vale su recompensa. Se encuentra en las costas del parc de Llevant, a 12 kilómetros de Artà. El camino más corto para llegar hasta ella es recorrer la costa desde Cala Torta, un paso largo pero agradable de cinco kilómetros. La playa destaca por sus aguas turquesas, su flora y fauna marina y su arenal de 150 metros de profundidad. A causa de su localización, es una playa poco transitada, así que en ella encontrareis un lugar perfecto de calma y tranquilidad.

 

Es Carbó i Ses Roquetes

Dejamos para el final una playa paradisíaca de fácil acceso. Para llegar a la playa de Es Carbó sólo hay que andar unos veinte minutitos desde la Colònia de Sant Jordi en dirección hacia el sur. En el camino costero que lleva hasta Es Carbó encontrareis más playas preciosas que os tentarán a daros un chapuzón. La playa de Es Carbó se caracteriza por tener un kilómetro de longitud de arenas blancas bañadas por el sol y por el peculiar islote de Ses Roquetes.